EL GOLF Y LA GANADERÍA EN CANTABRIA
Dos sectores condenados a entenderse

Vamos a comparar los puestos de trabajo que crea un campo de golf de 18 hoyos, con una ocupación media de 50 hectáreas, con la misma superficie dedicada a la ganadería.
Un campo de golf de 18 hoyos, en régimen de explotación privado, no vamos a tomar como ejemplo campos públicos en los que hay inflación de personal, pues bien, entre los trabajadores de mantenimiento, administración, vestuarios, profesores de golf, vigilancia, y restaurante, no vamos a contar cadies, proporciona trabajo a 25 personas.
Por otra parte, las unidades de ganado mayor (vacas adultas) que alimenta una hectárea en régimen extensivo son 2 vacas. Hemos dicho que un campo de 18 hoyos necesita 50 hectáreas, a 2 vacas por hectárea 100 vacas.
Si calculamos que una explotación familiar para ser rentable debe tener como mínimo 50 vacas productoras, resultan 2 explotaciones, y si tenemos en cuenta que para atender una explotación de 50 vacas con dos personas es suficiente, resultarían 4 empleos.
Podemos poner un ejemplo real: la finca ganadera, contigua al campo de golf de la Junquera, que era de las más grandes de Cantabria, tenía 17 hectáreas y tres puestos de trabajo, el campo de la Junquera12 hectáreas y diez puestos de trabajo.

Resumen: un campo de golf de 18 hoyos con 50 hectáreas, genera 25 puestos de trabajo, las mismas hectáreas dedicadas a la ganadería, 4 puestos de trabajo.

Otro tema a tener en cuenta, en una explotación ganadera, los árboles son un estorbo, para la producción de forrajes y servirse del apoyo de maquinaria agrícola, los árboles interrumpen las labores y donde hay árboles no hay producción de forraje, todos podemos constatar como en las grandes superficies o praderas de Cantabria donde se cultiva el heno o últimamente el maíz, no hay árboles.
Sin embargo, al ser Cantabria una región de clima templado y húmedo, beneficiaria de las corrientes del golfo, todos los campos tendrían arbolado. Por la protección que genera la Ley de Protección del Litoral, en otro capítulo podríamos hablar si es un error o un acierto, descartamos la solución de campos tipo links, sobre zonas dunares.
Tengamos en cuenta que los árboles y otras plantas fabrican su propio alimento del bióxido de carbono de la atmósfera (C02). En ese proceso los árboles liberan el oxígeno (02) para que los seres humanos podamos respirar.
Ayudan a eliminar, atrapar y sostener partículas de contaminantes (polvo, cenizas, polen y humo) que pueden causar daños a los pulmones humanos.
Absorben C02 otros gases peligrosos y, a cambio, restauran la atmósfera con oxígeno.
Cada árbol produce cada día oxígeno suficiente para 5 personas.

 

Miguel Bedia Bedia